Cosmética natural

En los últimos años hay un tipo de cosmética que está ganando terreno a los productos estéticos tradicionales: la cosmética natural. Esta nueva tendencia en el sector de la belleza está obteniendo muchos aliados gracias a sus formulaciones ecológicas, en las que brillan por su ausencia los elementos químicos. También conocida como cosmética ecológica, estos productos son muy positivos para la piel, ya que al estar elaborados únicamente con ingredientes naturales son muy respetuosos con la piel y no producen alergias ni rojeces.

Desde Ecocert, organismo de certificación para el desarrollo sostenible, garantizan la transparencia de las formulaciones de todos los productos de cosmética natural y publican anualmente un listado de todas aquellas sustancias consideradas ecológicas. Así existe una total claridad sobre la elaboración de estos artículos estéticos de cara al consumidor.

Los componentes de los productos orgánicos siempre provienen de activos naturales o de cultivos biológicos. Los ingredientes más comunes con los que se fabrican son los siguientes:

aceites-esenciales

Beneficios para nuestra piel:

  • Mejor adaptación de los ingredientes a la dermis.

  • Protegen y regeneran la piel de manera más acelerada.

  • Nutren y son menos agresivos que la cosmética convencional.

  • No tienen efectos secundarios ni provocan reacciones alérgicas.

  • Son especialmente positivos para las pieles sensibles o las personas con problemas cutáneos (dermatitis atópica, acné, urticaria...).

  • Hidratan y tienen propiedades antioxidantes que ralentizan el envejecimiento de la piel.

Aspectos positivos de la cosmética natural:

  • No son testados con animales.

  • No usan materias primas procedentes de animales.

  • No emplean productos sintéticos ni minerales como la parafina o la silicona.

  • No hay riesgo de intoxicación.

  • No contienen formulaciones químicas.

  • El aroma es el de las sustancias naturales, no lleván aditivos.

  • El packaging está fabricado con productos reciclados y cuidadosos con el medio ambiente.

En los productos de cosmética natural es difícil encontrar las famosas propuestas “milagro”, es decir, aquellas que aseguran obtener buenos resultados en muy poco tiempo. Al contrario que la cosmética rápida, la ecológica ofrece resultados a largo plazo, lo que es una buena señal porque se está trabajando la piel desde el interior. Aunque los resultados tarden en salir a la luz después serán mucho más duraderos, ya que se habrá reparado el cutis desde las capas más internas.

En cuanto al precio, en un primer momento puede parecer un poco más caro que el de los productos estéticos tradicionales pero en realidad es más económico para el bolsillo. La relación calidad-precio es la adecuada, ya que al tratarse de materias primas naturales su coste es más elevado que el de los químicos. Sin embargo, la calidad de los cosméticos compensa el coste con creces. Además, generalmente el contenido de los envases es mayor y, por lo tanto, duran más tiempo y resultan más rentables.

Si todavía no te has aventurado a probar la cosmética ecológica te invitamos a que lo hagas. Notarás un antes y un después en tu vida y, sobre todo, en tu piel, y aumentará así tu lista de secretos de belleza.